Blog del proyecto "Molosos y Terriers", cuyo fin es la defensa, difusion y proteccion de las razas caninas mas condenadas por la sociedad.
Todo nuestro trabajo y esfuerzo se realiza de forma altruista de manos de amigos, amantes y profesionales caninos y especialmente de las razas que aquí tratamos.
Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de este proyecto y que, cada día, podamos seguir aprendiendo mucho más de nuestros leales amigos caninos y sus nobles razas.
Un cordial saludo a todos y gracias de antemano.


HISTORIA Y ORIGENES DEL BEAUCERON

 

HISTORIA, ORIGENES Y DESCRIPCION DEL BEAUCERON:

 
El Pastor de Beauce, llamado también Beauceron y más popularmente conocido en Francia como «Bas Rouge» (medias rojas), debe este apodo a las manchas de color fuego que deben tener obligatoriamente en la parte inferior de sus extremidades.

Si bien recibe el nombre de la antigua comarca de Beauce, entre los ríos Loira y Sena, en las llanuras de Chartres (departamentos de Euret-Loire, Loire-et-Cher y Seine-Etoise), actualmente se le localiza en todo el territorio y, a todos los efectos del nacionalismo galo, es «una vieja raza francesa».

Analizándolo físicamente, lo describiremos como el perro de pastor francés de mayores dimensiones; pero si pretendemos estudiarlo a fondo, veremos rápidamente que nos encontramos ante el perro de pastor más desconocido del gran público fuera de su país de origen.

Hasta hace muy pocos años era tan desconocido que en las exposiciones caninas de belleza, si por casualidad aparecía un ejemplar inscrito, inevitablemente se le confundía con un Dobermann, pues el público no podía comprender la presencia de aquel perro de cabeza más grande y provisto de un rabo completo, contrariamente al rabo amputado de la raza alemana.


Pero cuando la razón de ser de una raza canina reside en el vigor e inteligencia de sus miembros, es obvio que éstos acaban por encontrar infinidad de aplicaciones dentro de la sociedad humana. De ahí que este perro, poco conocido hace unos años, sea hoy figura familiar en todas las exposiciones, pues no en balde es uno de los componentes importantes del grupo primero, donde se encuentran todos los perros de pastor.

El origen del Beauceron, en que casi todos los cinófilos están de acuerdo, nos remonta al de un perro pastor más bien salvaje, primitivo, de pelo muy áspero, un perro cuya agresividad innata le hacía confundir al amigo con el enemigo, lo cual podía llegar a producir a veces graves consecuencias.

Con el tiempo, la intervención del hombre en la raza hizo posible una cuidadaselección cuyo fruto es el Beauceron actual: un perro de pastor provisto de las mejores cualidades, tanto en lo físico como respecto al equilibrio psíquico.
 
De cualquier modo, sobre esta raza la intervención del hombre ha sido selectiva, es decir, buscando mejorar unas características naturales ya existentes, que es el caso contrario a lo habitual entre otras razas de reciente creación y por esta razón no solamente el Beauceron ha mantenido intacto su aspecto (si bien ha sido superado morfológicamente, como ocurre en todas las razas) sino que mantiene también intactas sus características psíquicas ancestrales.



 

 
Los naturalistas del siglo XIX, Buffon, Linneo, Cuvier, y los zoólogos del XIX, Cornevin, Pierre Mégnin, Paul Dechambre y otros, coinciden en considerar al Beauceron como descendiente del antiguo perro de las turberas (Canis familiaris palustris).
 
Desde sus orígenes conocidos, era por excelencia el perro de guarda de los rebaños. Más posteriormente, su misión fue de guarda y conducción, y es precisamente dentro de esta doble función donde se ponen de manifiesto todas sus cualidades: interés por el trabajo, inteligencia, fidelidad y abnegación. Unas virtudes que su aire rústico no puede atenuar.

Ya en 1809 el abad Rozier definió al Pastor de Beauce como un «perro de llanura destinado a la guarda de rebaños» pero lo cierto es que en aquellos tiempos se le asociaba inevitablemente al Pastor de Brie.
 
No fue hasta 1863 que Pierre Mégnin estableció la separación entre ambas razas de perros de pastor: el de pelo largo (pastor de Brie o briard) y el de pelo corto (pastor de Beauce o Beauceron).

Como es de suponer, antes de la separación establecida por Mégnin, las dos razas eran una sola y por lo tanto se cruzaban entre sí, dando origen a una nueva variedad en la cual podían apreciarse rasgos de una nueva morfología distinta a la propia de los progenitores.

Con varios siglos de existencia a sus espaldas, el Beauceron ha llegado a nuestros tiempos como una raza casi desconocida, pero desde hace unos pocos años a esta parte, va ascendiendo peldaño a peldaño la escala del prestigio, conocimiento y difusión.
 
Y si esto ocurre no es porque el Bas Rouge se haya puesto de moda, sino por una causa menos frívola y más profunda: por ser un perro que posee carácter.

Podríamos definir el carácter del Beauceron afirmando que se trata de una raza muy inteligente, pero tal afirmación apenas definiría nada puesto que todas las razas caninas son inteligentes.
 
Sin embargo, este común denominador de inteligencia se ve ampliado notablemente en el caso del Beauceron, pues ésta es la raza con mayor nivel psíquico conocido.
 
Porque además de la amplia gama de aptitudes que el Beauceron es capaz de desempeñar, específicamente está dotado en extremo para la doble misión del pastoreo, es decir, la guarda y conducción del ganado.

 



 
La capacidad de resolución del Beauceron al enfrentarse a una situación desconocida, nos permite constatar el poder resolutivo y deductivo que esta raza ha heredado genéticamente a través de muchas generaciones de perros de pastoreo.
 
La situación inédita despierta en el Beauceron un sentido especial para aprender y realizar una serie de trabajos que sus ancestros jamás tuvieron ocasión de llevar a cabo.
 
Por ello, cualquier forma de colaboración entre el hombre y el Beauceron es perfectamente viable.

Colette, la exquisita escritora francesa, definió el Beauceron como «un perro con personalidad de gentilhombre rural». Pero estas bellas palabras pierden contenido cuando constatamos la extraordinaria adaptación de este perro al ajetreo de la vida moderna en las grandes ciudades, pues se acomoda con toda naturalidad con tal que tenga un entorno familiar grato y cariñoso.

Por su naturaleza de pastor le hace conjugar sus dotes deportivas con la eficacia en el desempeño de las distintas tareas que se le encomienden, desde guiar a uninvidente a participar en las labores de salvamento durante una catástrofe cualquiera.
 
Él lo hará todo por su amo, maestro ilustre al que adora. No en balde el Club les Amis du Beauceron poseen una divisa que ilustra con todo rigor lo que debería ser el carácter de todo perro y que el Pastor de Beauce encarna con exactitud: "A tel maitre, tel chien", es decir, «a tal amo, tal perro».
 


 

RECOMENDACIONES FINALES:
 
 
-El principal cuidado que podemos procurar al Pastor de Beauce es que realice gran cantidad de ejercicio.
 
-Conservación del manto: Será suficiente, para mantenerlo bien, pasarle con frecuencia una carda o cepillo para eliminar los pelos muertos y evitar así que los vaya esparciendo por los rincones de la casa.
 
-Precauciones especiales: Al Beauceron bicolor (es decir, negro y fuego), podría enrojecérsele algo la parte negra del manto por la acción exagerada de los rayos solares, si ello se produjera, bastará con reducir el tiempo de exposición al sol y en el transcurso de algunos meses volverá a recobrar su color natural.
 
-Espolones: Como todos los ejemplares de raza provistos de espolón doble, deberá tenerse la precaución de que no se le adhiera nada que pueda lastimarle.
 
-Corte de orejas: Actualmente no es obligatorio (para campeonatos) el corte de orejas en ningún caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NUESTROS SEGUIDORES: