Blog del proyecto "Molosos y Terriers", cuyo fin es la defensa, difusion y proteccion de las razas caninas mas condenadas por la sociedad.
Todo nuestro trabajo y esfuerzo se realiza de forma altruista de manos de amigos, amantes y profesionales caninos y especialmente de las razas que aquí tratamos.
Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de este proyecto y que, cada día, podamos seguir aprendiendo mucho más de nuestros leales amigos caninos y sus nobles razas.
Un cordial saludo a todos y gracias de antemano.


ALGUNOS PUNTOS SOBRE EL BULLDOG INGLES


Esta vez he buscado mas informacion sobre el bulldog ingles, ya que creo que hemos ahondado poco en esta famosisima raza.

Os voy a poner unos pocos puntos de varios temas acerca de este perro: algo de temperamento, actualidad y cuidados basicos.

Cuando se habla de bulldogs, se suele hacer referencia a una raza de perros que se caracteriza, a grandes rasgos, por ser de tamaño medio, de aspecto fuerte, cabeza grande y hocico chato, mas bien bajo, ancho de pecho y con diferentes colores.

Hasta aquí podría ser la descripción de un perro cualquiera, pero si a todo esto se le añade una fidelidad total hacia el amo, una fealdad adorable, una pereza innata, una testarudez hasta la desesperación, un carácter flemático admirable, una paciencia sin límites, una capacidad de sufrimiento increible, una valentía sin fisuras, un aspecto temible y agresivo y, sobre todo, una capacidad para demostrar a los suyos y los demás un cariño ilimitado, entonces ya no se habla de un perro cualquiera, sino de él: el Bulldog Inglés.


Un perro de familia: Detrás del aspecto serio y constantemente preocupado, del cachorro Bulldog se esconde un verdadero payaso lleno de vitalidad, que salta y, de repente, se tira en el suelo y se duerme con expresión beatífica. Cuando llega a la edad adulta sigue siendo un perro lleno de vitalidad que mantiene un aire severo y gruñón. En realidad, el Bulldog Inglés está siempre atento a cuanto sucede a su alrededor y es un perro sensible; si se le riñe injustamente estará enfadado el resto del día.

Él, que fue un perro de pelea en otros tiempos, no soporta la brutalidad; busca ante todo el calor humano y lo que más teme es la soledad. Hay, pues, que rodearlo de ternura y empezar lo más pronto posible a desarrollar su excelente carácter, educándolo con dulzura y estimulando su inteligencia.

Con los niños es uno de los animales más complacientes y pacientes que existe. Un peso pesado al que se debe dosificar su fuerza; basta simplemente con tener cuidado para que los juegos no lo agoten. Lo mismo hace el payaso hasta el ridículo en la intimidad de la familia, que se muestra grave y digno cuando las circunstancias lo exigen. Ante el extraño que se acerca se convierte en un animal decidido y vigilante (aunque sin agresividad), y una vez que ese extraño es recibido por su amo, no tardará en mostrarse amistoso a su manera, es decir, rezongando y frunciendo el ceño.

Su caracter: El Bulldog Inglés es un perro paciente, dócil y tranquilo, pero en ningún caso servil, orgulloso o rastrero. Forma parte del grupo de perros a los que se atribuye cierto sentido del humor. Además, sabe estar tranquilo, no es nada ruidoso, ladra poco y siempre con razón, y con los demás perros se muestra tolerante a condición de que no lo agredan. Es un perro que se hace querer por su temperamento seguro, entre bonachón y atento, tanto como por su sorprendente físico (algunos le encuentran la belleza de los feos).

En fin, el Bulldog Inglés tiene un carácter agradable y, aunque sólo fuera por eso, ya se merece todo el respeto. Se le ha denigrado mucho, casi siempre sin razón, también porque no deja indiferente a nadie.


El bulldog actual: Todo el patrimonio genético acumulado durante siglos corrió el riesgo de perderse para siempre. Por fortuna, también hubo algún aficionado, modesto pero serio, que se ocupó de ellos en los suburbios de Londres, Birmingham, Sheffield y Nottingham.

Pasados los años, un grupo de personas de clase social más elevada y con mayor disponibilidad económica, empezó a interesarse por la raza. Se efectuó una nueva selección operando principalmente sobre el carácter: los sujetos que se lanzaban al ataque sobre todo lo que se movía fueron excluídos en beneficio de los que mostraban un mayor equibrio, más discernimiento e inteligencia.

La primera exposición en la que aceptaron bulldogs fue la de Birmingham, en diciembre de 1860. El primer bulldog que dió prestigio a la raza fue King Dick al resultar vencedor de la Exhibición de Birmingham de 1861. En 1863 fue inscrito el primer cachorro en el Libro de Orígenes, un ejemplar llamado Adán. Un año después, en 1864, se creó el primer club de la raza, y Samuel Wickens estudió y redactó un estándar básico que publicó en 1865 con el seudónimo Philo-Kuon, es decir, 'cinófilo'. Al cabo de diez años de su creación, aquella primera asociación dejó de existir, pero el 13 de abril ya se constituía el Bulldog Club Incorporated, que todavía hoy tutela la raza. Esta nueva sociedad se encargó de revisar el estándar elaborado por Wickens y de publicarlo confiriéndole carácter oficial. Esta versión del estándar se mantuvo inalterada hasta 1909, año en que sufrió modificaciones, aunque se refirieron más a la redacción que al contenido. El estándar actualmente en vigor se remonta a 1987.

El Bulldog actual es un perro de una estética excepcional y de carácter estable y confiado. Si hicieron falta varios siglos para conseguir una 'bestia salvaje', lo cierto es que unos pocos decenios han bastado para que el bulldog de hoy sea un adorable y dulce compañero.


Cuidados basicos: Es una buena raza para vivir en familia y, como cualquier otra clase de perro, debe recibir una serie de cuidados que no hagan peligrar su salud ni su carácter estable. Una de las cosas que se deben vigilar es su mandíbula, que no debe tener prognatismo muy acentuado (mandíbula inferior sobresaliente), pues esto le puede producir un molesto babear.

La estructura de su nariz es complicada, por lo que puede tener problemas de respiración cuando el calor es sofocante. Otro detalle que hay que considerar es la displasia de cadera, muy frecuente entre esta clase de perros. Lo más recomendable para adquirir un bulldog es acudir a criadores de esta raza experimentados y que ya están criando ejemplares con dos y tres generaciones nacidas fuera de su país de origen (Inglaterra) y preocupados por el prognatismo excesivo y la displasia de cadera.

El propietario de un Bulldog Inglés deberá procurar que haga ejercicio respetando su ritmo para que se haga musculoso y aumente su capacidad respiratoria. Se ha de evitar que se excite demasiado (a menudo padece estrés) y, sobre todo, no exponerlo al calor, su principal enemigo contra el que está indefenso.


Este material esta recortado, ya que entre todo esto estaba el estandar que os publicare en otra ocasion y el origen de la raza que ya os habia posteado hace tiempo. Esta extraido de: http://www.mascotasyhogar.com/mascotas/perros/razas/?pagina=mascotas_perros_razas_012_012




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NUESTROS SEGUIDORES: