Blog del proyecto "Molosos y Terriers", cuyo fin es la defensa, difusion y proteccion de las razas caninas mas condenadas por la sociedad.
Todo nuestro trabajo y esfuerzo se realiza de forma altruista de manos de amigos, amantes y profesionales caninos y especialmente de las razas que aquí tratamos.
Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de este proyecto y que, cada día, podamos seguir aprendiendo mucho más de nuestros leales amigos caninos y sus nobles razas.
Un cordial saludo a todos y gracias de antemano.


HACHIKO: EL MEJOR EJEMPLO DE LEALTAD


Esta es un post que, Sara, una buena amiga y colaboradora nuestra, nos ha hecho llegar. Esperamos que a base de relatar uno y otro articulo donde se muestre la infinita lealtad que nuestros perros poseen, la sociedad entera termine por comprender lo que significa esa palabra: LEALTAD. Una de las cualidades basicas para saber lo que es la lealtad consiste en, darlo TODO por quienes quieres, sin esperar NADA a cambio. Tan solo la satisfaccion de haber hecho una buena acción.
 
Como esta corren muchas mas leyendas de perros heroicos, y el que lo dude solo tiene que preguntarle a cualquier empleado viejo de cualquier cementerio, si ha visto alguna vez perros merodeando por alli, y durante cuanto tiempo estuvieron alli, y os aseguro que son historias tan reales como que la Tierra es redonda. De momento ahi va una que a mi me ha puesto los pelos como escarpias!


HACHIKO: UN EJEMPLO DE LEALTAD NÓRDICA

(Siempre se suele decir que los perros de razas nórdicas son muy primitivos y por tanto son: testarudos, tercos, cabezotas, tienden a escaparse, o a ser territoriales y dominantes,... pero tambien poseen otras caracteristicas positivas que apenas se mencionan, y que seguro que sorprenderán a  mas de uno. Una de ellas es la grandisima capacidad de comprension, empatia y lealtad que, muchos perros nórdicos, como el Akita Inu, poseen.)

 
Hachiko nació en Noviembre de 1923 en la prefectura de Odate, al norte de Japón. Era un perro de raza Akita Inu, macho y de un intenso color blanco.

La suerte iluminó a Hachiko cuando a los 2 meses de edad fue enviado a la casa del profesor del Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, el Dr. Eisaburo Ueno. El profesor lo llevó a su hogar situado cerca de la estación Shibuya, y allí demostró ser un bondadoso y amable dueño. El perro por su parte lo adoraba.

Desde luego, Hachiko no podía acompañar a su amo hasta la universidad. Pero lo que sí hacía era dejar la casa todas las mañanas con el profesor y caminaba junto a él hasta la estación Shibuya.
 
El perro observaba como su dueño compraba el boleto y luego desaparecía entre la multitud que abordaba el tren. Más tarde, Hachiko acostumbraba sentarse en la pequeña plaza y esperaba allí a su dueño quien regresaba de su trabajo por la tarde.
 
 






 
Esto sucedía todos los días. Así es como la imagen del profesor con su perro se volvió familiar en la estación Shibuya, y la historia de la lealtad de este animal se diseminó por los alrededores con mucha facilidad. Las personas que transitaban por Shibuya siempre comentaban este hecho.
 
Una tragedia irrumpió la tarde del 21 de mayo de 1925. La salud de profesor no era muy buena en esos días y repentinamente sufrió una ataque cardíaco en la universidad. Él falleció antes de poder regresar a casa. En Shibuya, el perro esperaba enfrente de la estación.

Muy pronto las noticias sobre la repentina muerte del profesor alcanzaron Shibuya. Inmediatamente muchas personas pensaron en el pobre perro que lo había acompañado todos los días. Varios tuvieron la misma actitud y fueron a la pequeña plaza para convencer al perro de que volviera a su hogar, como si él pudiera comprenderlos.
 
A la mañana siguiente Hachiko fue visto enfrente de la estación, esperando a su amo. Aguardó todo el día en vano. Al día siguiente estaba allí nuevamente y así sucedía día tras día. Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, el perro iba cada mañana a la estación, espera el día entero y al llegar la hora de regreso de su amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a áquel que amaba. No tenía en cuenta las condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve no impedían su diario peregrinar al encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.
 


 
La lealtad demostrada por Hachiko tuvo un extraordinario efecto entre los japoneses pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe, la figura más amada del área. Los viajantes que se ausentaban por un largo período siempre preguntaban por él a su regreso.
 
En el mes de abril de 1934 los bondadosos habitantes de Shibuya contrataron a Teru (Shou) Ando, un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor su amigo Hachiko. El escultor estuvo encantado de realizar ese trabajo y la estatua de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko.

Casi un año más tarde, el 7 de marzo de 1935, Hachiko falleció al pie de su propia estatua debido a su edad, pero eso no impidió que su historia y la estatua de Teru Ando se hicieran famosas por todo Japón.

Durante la guerra todas las estatuas fueron fundidas para la elaboración de armamento, la de Hachiko no escapó de esa suerte y lamentablemente el escultor fue asesinado. Pero los pobladores de Shibuya continuaban recordando a Hachiko y su mensaje de lealtad. Así fue como decidieron formar una Sociedad para el reemplazo de la estatua de Hachiko, y dicha sociedad contrató al hijo de Teru Ando, Takeshi Ando, quién también era un excelente escultor.
 
Hoy en día, la exquisita estatua de Hachiko permanece en el medio de la plaza enfrente de la estación Shibuya. Podemos encontrar alrededor de ella fuentes, puestos de diarios y revistas y personas sonrientes contándoles la historia de Hachiko a los pequeño o los no tanto.
 
 
 
 
El 8 de abril de cada año se conmemora a Hachiko en la plaza frente a la estación de trenes de Shibuya.

Los restos de Chuken Hachiko (en japonés el leal perro Hachiko) descansan junto a los de su amo, el Dr. Eusaburo Ueno.
En una esquina de la sepultura de su dueño en el Cementerio de Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio.
 

8 comentarios:

  1. Perfecto! aunque no veo las fotos...xD
    Casos como este demuestra que no son perros, son nobleza y lealtad con patas...

    ResponderEliminar
  2. Tenias razon, la noticia estaba puesta dos veces, no me di cuenta al pegarla :$ fallo tesnico!
    Pero las fotillos a mi si me salen.. que raro... Bueno, vuelvelo a mirar y si sigues sin verlas ya veremos que puede ser.
    Muackis!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. jo... me ha enkantado la historia!! llorando estoy ;)

    gracias!!

    ResponderEliminar
  4. A que si Amaia??? Es impresionante que estos peludos sean tan leales y nobles hasta el fin de sus dias... un humano no puede ni imaginarse esa lealtad!!! Dios, cada vez me arrepiento menos de haber cambiado el amor a los humanos por el de los perros!
    Gracias por seguir leyendo el blog, me encanta ver que la gente que entra sigue apareciendo!! Y ademas si dejais comentarios!!! :)))
    Tambien me alegro cantidad de que te haya gustado la historia, dale las gracias a Sarita, que la pobre estuvo por la red rebuscando algo bonito y no dramatico, que ya es dificil!!! Gracias Sara por pasarnos la historia y las fotos y gracias Amaia por seguir en el blog y seguir haciendo comentarios! GRACIAS!!!! Muackis!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sara!! y Dahlia muchas de nadas...

    Por supuesto ke leo tu blog, dia tras dia... al igual ke esta historia me enkantan los videos ke pones, me fascinan las kuriosidades ke kuentas de kada raza... en fin, aprendo mucho kon todo lo ke eskribes; aprendo de lo bueno, pero también de lo malo (ke por desgracia hay para dar y tomar...). Igual tú no me notas mucho, porque no eskribo muchos komentarios, pero estoy akí, jejej... leyéndote.

    Un saludito, Amaia.

    ResponderEliminar
  6. Amaia!!! Mil disculpas por no responder antes, estoy intentando solucionar las movidas en las que siguen empeñadas en meterme las de la prote en la q fui voluntaria (dios que gran fallo cometi!) y hasta he tenido q recurrir al seprona, no veas el follon q tengo, que si la municipal, q si mossos, q si ayuntamiento, q si e-mails a protes yo q se tia, un curro totalmente EVITABLE pero necesario si quiero limpiar mi nombre, y creo que lo merezco, asi que luchare por ello.
    En cuanto a lo de q igual no te noto mucho... estas lokaaaa!!! Jolin, no sabes lo q aprecio cada comentario q dejas y q valores mi trabajo, q no solo es mio (entra tb el curro de las webs de donde saco las infos, las historias como la de sara, los peluchos que me mandan las protes para que los promocione, VUESTROS COMENTARIOS!! TODO!! Te aseguro q sin TI por ejemplo quizas no tendria tantas ganas de luchar y seguir adelante, en serio y te lo digo con la mano en el corazon.
    Y ademas me encanta que me digas que aprendes de lo que lees, primero pq era mi intencion, y pq yo soy la primera en aprender cuando publico algo, q la mayoria de cosas que he publicado tampoco las sabia!!! Me he asesorado por webs q voy encontrando por ahi buscando :)
    Muchisimas gracias por tus animos, tu apoyo, por ser una habitual en NUESTRO blog, y por tener mucho que ver con mi buen estado de moral :) Muchisimos besines wapisima!!!!

    ResponderEliminar
  7. Se lo tenemos que agradecer a ellos, que siguen confiando en los humanos después de todas las perrerias que les hacemos...
    Ojalà fueramos la mitad de nobles que ellos.
    Besos a todas!

    ResponderEliminar
  8. Ya ves que si Sara, despues de todo lo que les hacemos sufrir los humanos y mirales, ahi siguen, nobles y leales como el que mas. Tienes razon, ojala los humanos fueran todos asi!

    Muackis wapetonas!

    ResponderEliminar

NUESTROS SEGUIDORES: