Blog del proyecto "Molosos y Terriers", cuyo fin es la defensa, difusion y proteccion de las razas caninas mas condenadas por la sociedad.
Todo nuestro trabajo y esfuerzo se realiza de forma altruista de manos de amigos, amantes y profesionales caninos y especialmente de las razas que aquí tratamos.
Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de este proyecto y que, cada día, podamos seguir aprendiendo mucho más de nuestros leales amigos caninos y sus nobles razas.
Un cordial saludo a todos y gracias de antemano.


EL NOBLE DOGO ARGENTINO: CONOCIMIENTO DEL CARACTER DE ESTA RAZA

En esta ocasion he decidido hablar del noble Dogo Argentino, raza que siempre he admirado y fascinado.

Una de las paginas en la red con mas amplia, variada y buena informacion sobre esta raza es, en mi opinion,  "La pagina del Dogo Argentino", que ademas es quien nos cede esta informacion entre muchas mas.

 


EL NOBLE DOGO ARGENTINO:


Desde cachorro se manifiesta apacible, y hasta algunos que no conocen la raza, lo podrían tildar de apático, pero nada que ver, es un animal jovial que no es inquieto ni alocado, alegre y expresivo de sus sensaciones con su particular movimiento de cola describiendo círculos, para agasajar a quienes quiere, con su saludo, para luego, si lo acarician, empezar a besa las manos o con lamidos, y ya con más confianza, estos lamidos se extenderán a nuestro rostro para saludarnos.



Tiene buena memoria y sabe recibir órdenes, es constante y dúctil, paciente y valiente, se adapta bien a la familia y convive con ella, si esta lo hace participar en juegos y entretenimientos.
 
Es un perro de ladrar poco como la mayoría de los perros de caza mayor, lo hace frente a situaciones desconocidas para él, o frente a agresiones de extraños, donde ladra vehementemente, o sea que ladra cuando tiene que ladrar, no porque ladra el perro del vecino, y cuando sucede algo grave, manifiesta un ladrido rítmico y constante.
 
Muchos quedan asombrados por la resistencia que tiene esta raza ante situaciones que le causan dolor, golpes, heridas, inclusive fracturas, raramente expresan el dolor que sienten y si su dueño no se da cuenta en atenderlas a tiempo, puede tener consecuencias lamentables.

 



 
El dueño de un Dogo Argentino, como en la mayoría de los perros grandes y fuertes, debe ser una persona segura de sí mismo, imperativa y dominante y en lo posible amante de la actividad al aire libre o en el campo, que le guste frecuentar el río o la playa, no sólo en vacaciones. Lo importante en todos los casos es inducirlo a la sociabilización ya sea con personas u otros animales, desde los primeros momentos.
 
El dogo no es un perrito para vivir en un departamento, ni en un canil separado de la familia, sí se puede adaptar a una casa con cierta superficie de terreno y que su dueño se tome el trabajo de hacerle un poco de ejercicio de acuerdo a su físico.
 
Este perro tiene que ser sociabilizado de cachorro y su educación no debe ser realizada con violencia y malos tratos; tampoco estar encadenado ni alejado de la familia, sólo estaríamos potenciando convertirlo en un perro huraño e irascible, modificando su esencia y convirtiéndolo en un perro incontrolable y no querido.
 
El no dejarlo jugar con los niños de la familia, de cachorro, y separarlo y atarlo, puede ser tomado por él como un aislamiento, o un castigo, al no dejarlo participar en juegos y no conocer sus razones podemos afectar también su psiquis, ya que él en todo momento quiere participar y nos busca, entonces démosle el gusto, caso contrario, si piensa en aislarlo, elija otra raza.
 


 


Fuente de origen del texto: El noble Dogo Argentino - Revista Gruñi2 2001
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

NUESTROS SEGUIDORES: